Noticias

¿Hijos o mascotas?

Llegó una nueva tendencia: las petmoms y catmoms (mamás perrunas y gatunas). Mujeres que confiesan que prefieren tener una mascota antes que un hijo.

Al parecer el instinto biológico de las mujeres para tener hijos es un mito. Las investigaciones señalan que el reloj biológico no existe y es más una imposición social que un chip con el que todas las mujeres nacen. “No está demostrado que en las mujeres opere un reloj biológico que promueva instintivamente el deseo de ser madre, son otras las causas que hacen que una mujer lo decida, pero no el instinto”, explicó, a ABC, la psicóloga Marisa Díaz.

Con esta nueva realidad y con menos parejas dispuestas a ceder a la presión social para tener hijos, llegó una nueva tendencia: las petmoms y catmoms (mamás perrunas y gatunas). Mujeres que confiesan que prefieren tener una mascota antes que un hijo.

Hay cifras reveladoras: el número de estadounidenses que están comprando perros se duplicó desde 1990, teniendo un crecimiento constante desde 2012, según el Centro para el Control de Enfermedades / Sistema Nacional de Estadísticas Vitales. “El número ha aumentado, mientras que las tasas de natalidad han caído en un 10 por ciento, desde 2007”, señala el documento.

Hay ciudades, por ejemplo, en donde hay más hogares con mascotas (encima del 50 %) que con niños: Seattle, Washington, D.C. y San Francisco, son algunas.

A Colombia también llegó la tendencia, aunque se hace más fuerte dependiendo de la educación, el ingreso económico y el estrato social. De acuerdo con una reciente encuesta de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), seis de cada diez familias colombianas tienen alguna mascota en su casa, siendo los perros los animales preferidos, seguidos por los gatos.

Pero, ¿se puede reemplazar la experiencia de criar un hijo con la de tener una mascota? Gabriela tiene 39 años y se autopresenta como “mamá perruna”. Dice que decidió no tener hijos porque se limitaría mucho, pero que le encanta vivir con su gato. “Amo y consiento tanto a mi mascota como lo hacen mis amigas que tienen bebés humanos. Pero yo tengo una ventaja, no tengo que ser responsable de criar a otro ser humano”. Sus palabras reciben críticas de sus amigas que aseguran que la experiencia no se puede comparar.

Sin embargo, algunos psicólogos dicen que la experiencia puede ser similar. Michelle A. Coomes, una terapeuta matrimonial y familiar de Carolina del Norte, señala en un artículo publicado por Vice que ha visto esto en muchos de sus clientes con mascotas. “La oxitocina es una hormona que se libera cuando tienes una relación cercana, como cuando amamantas o consientes a un infante. Los padres de mascotas tienen experiencias similares cuando acarician a sus bebés peludos. Las mascotas pueden conectar a las parejas y formar vínculos más fuertes entre sus dueños, lo cual es muy similar a criar un niño”, explica.

Según un informe de mercado de la revista PetMI, citado por el periódico La Nación, de Argentina, “en casi todo el mundo se ha dado la tendencia de humanizar a las mascotas, hoy en día a los animales se les considera familia, incluso en aquellas con hijos. Factores como el aumento de las parejas que no quieren tener hijos y el crecimiento de la población de parejas cuyos hijos ya no viven con ellos, incrementan la inclusión de mascotas como miembros de la familia (mascotas-hijos)”.

Las críticas para quienes no ven esta conducta normal se apoyan en lo que dicen los veterinarios que advierten sobre los riesgos de tratar a las mascotas como a un hijo. “Muchos animales suplen falencias y ocupan roles fundamentales en la vida de los seres humanos. Es fundamental dar y permitirse recibir el amor de las mascotas, pero también saber cuál es el rol de cada uno”, explica el veterinario Román Pérez.