CuriosidadesNoticias

Las mascotas y los ancianos – Un beneficio mutuo

 Las mascotas son seres vivo que van a tener numerosas exigencias diarias. Tengamos o no tengamos ganas, los animales domésticos nos harán sentirnos obligados para con sus necesidades y cuidado. No olvidemos que un animal de compañía es un ser vivo al que no podemos ni debemos defraudar. Adoptar o no hacerlo son decisiones  que tomamos a largo plazo y una proyección de responsabilidad a futuro.

Resultado de imagen para las mascotas y los ancianos

Las mascotas (animales de compañía) – Estudios realizados

La Fundación Affinity afirma que se han conseguido grandes avances en los conocimientos sobre las ventajas que aportan las mascotas. El tener animales de compañia en algunos sectores de la población como ancianos, discapacitados o presos puede ser de gran beneficio.

¿Cómo benefician las mascotas?

Saben dar lo que a veces no se obtiene de las personas que nos rodean. Ternura, amistad, cariño, lealtad, compañía, alegría, etc. La presencia de mascotas -aunque sea una “mascota petit”- convierten nuestro hogar en un espacio más acogedor y cálido y menos vacío. Todo esto se acusa mucho más si cabe cuando nos hacemos mayores y la soledad entra en nuestras vidas. Es entonces, cuando el hecho de contar con ese amigo incondicional que nos observa cada movimiento que hagamos y está siempre dispuesto a darnos en el gusto se convierte en una necesidad básica.

Hay numerosas investigaciones (como el que hemos mencionado de la Fundación Affinity) que han demostrado grandes mejorías de todo tipo al incorporar un nuevo “miembro” en el hogar. Esas mejorías empiezan al tenerlo y mantener una actitud positiva. Además, las mascotas aportan numerosas mejoras psicológicas y físicas. Aumentan nuestra movilidad y nos vemos obligados a hacer ejercicio físico. Tenemos que adquirir responsabilidades que no teníamos. Sólo el observar la respuesta de las mascotas hacia el cuidado que el damos hace que reaccionemos, porque el animal de compañía agradece cada gesto amable que tengamos. Agradece cada atención, cariño y cuidado que le regalemos.

Resultado de imagen para las mascotas y los ancianos

Siempre nos devuelve el triple (si no más). Son extremadamente agradecidos.

Son una enorme compañía

Cuando un anciano o no tan anciano se vuelve melancólico porque sus hijos se han ido del hogar o porque echan de menos a su compañero o compañera (que no está), o simplemente no tiene a nadie que el visite, puede sortear la profunda tristeza que esto acarrea junto a las mascotas con la que pueda interactuar: hablar, planear o incluso discutir; o simplemente sentir la sensación de que él está silenciosamente a su lado, observándole. Un perro, o un gato, le ayudarán a estar más alegre y ocupado. El anciano o anciana se verá obligado a salir a la calle y dar paseos o a preocuparse por la higiene y salud de las mascotas que estén a su cuidado. Estará mucho más optimista y saludable.

Las mascotas y nuestros mayores – Notables mejorías

Algunos de los aspectos positivos que se repiten en todas las personas mayores o con problemas de soledad que han  incorporado un compañero del mundo animal en su vida son:

– Mayor movilidad
– Más amigos y vida social
– Menos medicinas y un aumento de la sensación de bienestar
– Entretenimiento
– Relajación y equilibrio emocional

Incluso se ha evidenciado que aumenta y mejora la calidad de vida en enfermos cardíacos. Por tanto, nada mejor que un buen y leal amigo para combatir los pesares al llegar la vejez.

Para los mayores, convivir con un animal de compañía puede transmitir vitalidad e incluso pueden llegar a vivir más tiempo y con mayor calidad.  Un perro, o un gato, o cualquier de  as mascotas con las que pueda contar pueden ser una gran alegría y una gran ayuda para todos, pero aún más cuando se ha alcanzado la tercera edad.

Resultado de imagen para las mascotas y los ancianos

Adopción de las mascotas

Las formas de conseguir las mascotas son múltiples. Se puede comprar un animal, pero lo más loable es adoptarlo. La adopción es sin duda alguna la forma más correcta de obtener al compañero, pues la persona que adopta puede, además llegar a aumentar su autoestima por la tan noble acción de salvar la vida del animal que necesita.

En los centros de acogida de animales, los animales con posibilidad de convertirse en nuestras son de todos los perfiles, tamaños y carácter y las personas a cargo de esos centros, están perfectamente capacitadas para orientarnos en la tarea de escoger. Además conocen a cada uno de los animales y sabrán cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades.

Fuente: https://www.lineaysalud.com