Cuidados

Lo que necesitas saber para bañar a tu perro en casa

Si sigues los pasos adecuados, bañar a tu perro en casa puede ser una opción muy divertida.

Más allá de horas de juego y cariño las mascotas requieren de varios cuidado para mantenerse saludables, uno de ellos es el baño. No es necesario bañarles muy a menudo para que no sufra ni su pelaje ni su piel. Muchas personas acuden a peluquerías caninas para el lavado de sus mascotas, pero otras prefieren hacerlo en casa. Si quieres bañar a tu perro en casa te dejamos algunos consejos para que le puedas realizar una correcta limpieza.

Qué necesitas para el baño

Antes de bañar a tu perro asegúrate de que cuentas con productos específicos para ello. Utiliza un champú especial para perros y nunca un producto para humanos o cualquier otro tipo de jabones. Recuerda que el pelo de los animales tiene unas necesidades determinadas que son distintas a las nuestras.

También es importante que dispongas de un espacio amplio. Para bañar a tu perro en casa es necesario contar con un espacio adecuado para ello. Puede ser un jardín, una terraza, o un baño lo suficientemente amplio. El lugar elegido ha de permitirte llevar a cabo un correcto lavado. Si no es así, quizás es mejor que lo lleves a un centro especializado para que lo bañen.

Todo lo que necesitas saber para bañar a tu perro en casa

Cuida de sus orejas

Tienes que prestar especial atención a que el agua no entre en las orejas de tu mascota. Podría causarle molestias o inflamaciones, pero puedes evitarlo tapando sus oídos antes del baño para mantenerlos secos.

También has de prestar atención a la temperatura del agua. Asegúrate de que sea agradable y tibiapara que tu perro se sienta lo más a gusto posible.

Cómo realizar el baño

Tras mojarle todo el pelo, aplica el champú en su lomo y comienza a frotar con cuidado, pero con la suficiente energía como para eliminar de manera eficaz la suciedad que tenga acumulada.

Sigue un orden: cuando termines con el lomo continúa con el lavado de sus patas. Por lo general, es una zona que acumula mucha suciedad, pero puedes evitarlo si cepillas con frecuencia el pelo de tu animal. Si aún así están muy sucias, el momento del baño es ideal para solucionarlo.
La cabeza es la última zona que debes lavar. Hazlo con mucho cuidado para que no le entre el champú ni en los oídos, como hemos dicho antes, ni en los ojos.

A la hora de realizar el aclarado, para hacerlo de forma correcta toma, a tu perro por el hocico y échale el agua con un cubo desde la cabeza hacia atrás para que se extienda por el lomo. Repite este proceso tantas veces como sea necesario hasta asegurarte de que no quedan residuos de champú en su pelo. Así le evitarás posteriores alergias e irritaciones en la piel.

Cómo secarle el pelo

Cuando esté bien aclarado y sin restos de champú comienza a secarle para evitar que se quede húmedo y pueda tener algún problema en la piel. Utiliza un toalla para retirar el exceso de agua de su pelo y ten especial delicadeza a la hora de secar sus orejas.

Después puedes utilizar un secador. Es una forma muy efectiva de secar su pelo y, aunque no le resulte muy agradable a tu animal, es bueno que se acostumbre desde pequeño. Puedes hacerte con un secador especial para perros en tiendas especializadas. Son más agradables para ellos porque hacen menos ruido que los secadores normales y no tienen una temperatura de secado muy alta.

Por último, cepilla su pelo con cuidado para eliminar los nudos que se puedan haber formado y para conseguir un acabado limpio y brillante. Si consigues realizar el cepillado con frecuencia notarás que el efecto del baño dura más tiempo y que tu perro suelta menos pelo.

Fuente: https://www.hola.com