ComportamientoGatosPerros

¿Cómo preparar a la mascota, para la llegada del recién nacido?

El nacimiento de un bebé  puede alterar las costumbres de la mascota de la casa. Es importante prepararla para los cambios con tiempo. Si se hace bien, mascotas y bebés pueden ser grandes amigos como augura este vídeo, que muestra la reacción de una perra de raza chihuahua al conocer conocer al pequeño Nicholas.

La reacción de la perra Quica, al conocer al bebé de sus dueños se ha convertido en viral. Y es que, cuando el dueño acerca a su recién nacidoa la mascota, esta no puede contener su emoción y lo expresa de una forma muy peculiar.

Cuando hay una mascota en casa, perro o gato, hay que pensar que el nacimiento de un bebé supone un cambio de costumbres para el animal. Por ello, como hicieron estos papás, conviene preparar a la mascota incluso desde el embarazo y especialmente, durante los primeros días de vida del bebé, mientras la madre y el bebé están en el hospital, por ejemplo, dándole a oler alguna prenda del bebé para que se acostumbre a su olor.

  • Obviamente hay que tener al animal bien vacunado y desparasitado.
  • Si el nacimiento del bebé puede suponer cambios en las costumbres de la mascota, deben hacerse antes de que llegue el niño Cuanto menos cambie la vida del animal coincidiendo justamente con el nacimiento del nuevo miembro de la familia, mejor le aceptará.
  • Al llegar a casa, el padre puede coger en brazos al bebé mientras la reciente madre saluda a la mascota, para que así esta sienta que sus dos amos se siguen preocupando por ella.
  • Se puede permitir que el animal huela al niño, protegiendo su carita con las manos. Pero nunca hay        que dejar se acerque al recién nacido sin vigilancia, ya que a veces los perros (más que los gatos) pueden tener ataques de celos.
  • Después de tocar al perro hay que lavarse las manos y antes de coger al bebé, darle el pecho o manipular alimentos.
  • Es importante mantener la casa limpia, libre de pelos,  babas… del animal.
  • Aunque hay razas conocidas por su bondad hacia los niños como los perros bóxer, es mejor no fiarse y no dejar nunca solos a niños y perros. No solo por el perro, sino por el niño que jugando puede molestar al perro y este reaccionar por impulso
  • Cuando el niño empiece a gatear es importante extremar la limpieza de la casa.

Fuente:  https://mujerymadrehoy.com