Un estudio científico analiza la capacidad genética de los perros para interactuar con humanos

La habilidad social del perro está regida por ciertos genes relacionados con el comportamiento humano, de acuerdo con un estudio reciente de investigadores de la Universidad Linköping en Suecia.

Los científicos encontraron cinco genes que determinan las habilidades del perro para relacionarse con humanos, cuatro de ellos también están relacionados con desórdenes del comportamiento social en los humanos como, por ejemplo, el autismo.

“Nuestros hallazgos son los primeros que revelan que ciertos genes podrían haber causado los cambios extremos en el comportamiento social que han ido experimentando los perros desde que fueron domesticados por los humanos” explica Per Jensen, profesor de etología y director del estudio publicado en la revista Nature.

El perro es el animal domesticado mas antiguo y durante miles de años se ha ido adaptando progresivamente a la vida entre humanos. Durante este largo período ha desarrollado muchas habilidades especiales que o capacitan para comunicarse y colaborar con nosotros. En este sentido, el perro es superior a su ancestro, el lobo. Por ejemplo, cuando se enfrenta a una tarea difícil, el perro suele buscar ayuda humana, aparentemente para pedir ayuda, mientras que en situaciones similares, el lobo trata de buscar por sí mismo la solución.

En este nuevo estudio, los científicos estudiaron el comportamiento canino enfrentando a un grupo de beagles con un problema sin solución. El desafío consistía en abrir una tapa hermética para conseguir una chuchería.

En el estudio participaron casi 500 perros de raza Beagle criados de forma similar para que tuvieran experiencias similares de interacción con humanos. El equipo científico grabó en video el comportamiento de los perros durante los experimentos para analizar la voluntad canina de buscar contacto físico con una persona en la habitación cuando el problema resulta ser demasiado difícil de resolver.

La gran mayoría de beagles optaron por buscar el contacto ocular y la cooperación humana cuando no pudieron conseguir abrir la tapa del recipiente de las chucherías.

Posteriormente, se analizó el genoma de 190 beagles para realizar un estudio de asociación del genoma completo (GWAS) y los investigadores pudieron identificar dos regiones cerebrales asociadas con estos comportamientos sociales.

 

 



fuente

Te Quiero Perro

Editor de Noticias de Te Quiero Perro, "Dame una caricia y te seguire hasta el fin del mundo". Mi Perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>