Lilica perra

Lilica, una perra que alimenta a sus amigos.

La conmovedora historia de una perra que recorre 2 kilómetros diarios para buscar comida y ayudar a la familia que la adoptó ha dado la vuelta al mundo.
Lilica fue abandona en la puerta de una chatarrería de Sao Paulo, en Brasil, y fue adoptada por la familia que vivía ahí, que ya con esfuerzo alimentaba a varios otros animales.
La situación se complicó más cuando Lilica quedó preñada y tuvo 8 cachorros y la humilde familia que la acogió no podía costear el alimento para toda la familia.
Sin embargo, Lilica salía a buscar comida y recorría cientos de kilómetros buscando en la basura. Fue así como conoció a una profesora llamada Lucía.
“La vi buscando en la basura varias veces, la llamé para darle comida hasta que se acercó”, contó. De esa forma, la perra comenzó a ir a su casa todas las noches y la comenzó a alimentar, junto a otros perros y gatos abandonados a los que ayuda, dándoles una, mezcla de frijoles, arroz y salchichas.
La maestra se dio cuenta que la perra dejaba comida y que buscaba tomar los restos, así que comenzó a ponerla en una bolsa, que Lilica tomaba en su hocico de vuelta a su casa.
“Me di cuenta que iba botando la comida en el camino, así que la comencé a poner en bolsas dobles y amarrársela bien para que la tomara y no se le caiga”, dijo.
Lilica recorre todos los días dos kilómetros en busca del alimento que lleva de vuelta a su casa para compartir con los otros animales que viven con ella.

Leer Más